miércoles, 27 de noviembre de 2013

El descubrimiento de las cualidades a través de la coherencia y la solidaridad


En esta época de gran cambio están en crisis los individuos, las instituciones y la sociedad. El cambio será cada vez más rápido y también las crisis individuales, institucionales y sociales. Esto anuncia perturbaciones que tal vez no sean asimiladas por amplios sectores humanos.

Las transformaciones que están ocurriendo toman direcciones inesperadas produciendo una desorientación general respecto al futuro y a lo que se debe hacer en el presente.

El cambio está ocurriendo en la economía, en la tecnología y en la sociedad; sobre todo está operando en nuestras vidas: en nuestro medio familiar y laboral, en nuestras relaciones de amistad. Se están modificando nuestras ideas y lo que habíamos creído sobre el mundo, sobre las demás personas y sobre nosotros mismos. Muchas cosas nos estimulan pero otras nos confunden y paralizan. El comportamiento de los demás y el propio nos parecen incoherentes, contradictorios y sin dirección clara, tal como ocurre con los acontecimientos que nos rodean.

Por lo tanto, es fundamental dar dirección a ese cambio inevitable y no hay otra forma de hacerlo que empezando por uno mismo. En uno mismo debe darse dirección a estos cambios desordenados cuyo rumbo desconocemos.

Como los individuos no existen aislados, si realmente dan dirección a su vida modificarán la relación con otros en su familia, en su trabajo y en donde les toque actuar. Este no es un problema psicológico que se resuelve adentro de la cabeza de individuos aislados, sino que se resuelve cambiando la situación en que se vive con otros mediante un comportamiento coherente.


El comportamiento coherente


Pensar, sentir y actuar en la misma dirección y tratar a los demás como uno desea ser tratado, son dos propuestas tan sencillas que pueden ser entendidas como simples ingenuidades por gente habituada a las complicaciones. Sin embargo, tras esa aparente candidez hay una nueva escala de valores en cuyo punto más alto se pone la coherencia; una nueva moral para la que no es indiferente cualquier tipo de acción; una nueva aspiración que implica ser consecuentes en el esfuerzo de dar dirección a los acontecimientos humanos. Tras esa aparente candidez se apuesta por el sentido de la vida personal y social.

Interés del taller


Reconocer nuestras cualidades positivas y ponerlas al servicio de nuestros proyectos y actividades cotidianas.


El descubrimientos de las cualidades a través de la coherencia y la solidaridad


Todos podemos reconocer que en algún momento de nuestra vida somos coherentes (pensar, sentir y actuar en la misma dirección) y solidarios (tratando a los demás como uno quiere ser tratado). Si uno va a esos momentos podemos rescatar esas cualidades cuando uno se mueve sin cálculo de beneficio, las aporta para dar respuesta a una necesidad que tiene que ver también con otros y la experiencia queda en la memoria como experiencia gratificante.

La pregunta es, ¿como podemos repetir esas experiencias en la vida cotidiana? ¿Cómo nos pueden ayudar a crecer como seres humanos?

Vamos a buscar reconocer en uno mismo esas cualidades o virtudes. Vamos a ver de detectar aquellos aspectos en uno que son interesantes, positivos.

Hay que tener cierta falta de pudor en el reconocimiento de las virtudes.

TRABAJO ESCRITO PERSONAL


Buscar en mi experiencia cualidades que, en aquel momento, pudieron sorprenderme.
¿Qué aspectos son las más interesantes que yo reconozco en mí? ¿Cómo detectar cualidades que tengo y que desconozco?

  1. A.  Haz una lista de cualidades positivas personales. No te preocupes si te resulta difícil al principio.
  2. B.  Piensa en tres o cuatro personas a las que admiras (no importa si son cercanas o no, si viven o no) y busca una o dos cualidades en ellas. Esto incluso se podría poner en una escala, de las más a las menos interesantes.


INTERCAMBIO EN GRUPOS


En caso extremo, si a uno no se le ocurre nada, podrá consultar con otro y que desde afuera le comente las virtudes que ve en uno, lo más interesante.... Si son varios, mejor. Vamos a buscar el reconocimiento, no de lo que ha salido bien, sino de lo que tengo de interesante.

Maximizar nuestras virtudes en el sentido de la acción


Cuando se buscan dificultades se encuentra bastante materia prima. Los problemas y tensiones son fácilmente reconocibles. Las virtudes, en cambio, no tienen asidero, son livianas como plumas.

Queremos maximizar nuestras virtudes en el sentido de la acción.
La sensación de nuestra propia vida puede tener sentido en la medida que ejercitemos las mejores cualidades en la vida cotidiana

¿Cómo se convierten nuestras virtudes en el sentido de la acción? Leo o escribo bien, soy alegre, etc. y ¿qué hago con eso...?
¿Cómo se convierten esas facilidades o ventajas en acciones? ¿Cómo sacarles provecho?
Si no les sacamos rendimiento, no sirven. Si a esas acciones les puedo dar rendimiento, bien. Si no, no son tan interesantes. Hay que darle volumen a esto. Que las virtudes rindan a la hora de la acción.

Organicemos un mínimo plan para darle volumen a esas virtudes (por ejemplo, comunicar abiertamente, ser siempre el que anima, transmitir optimismo, dar respuesta en momentos difíciles, disposición de ayuda).
Echémosle una mirada a esa materia prima y organicemos con ella una estrategia de conducta. Usemos las cualidades que tenemos.

Hay que hacerlo con lo mejor de uno y eso hay que maximizarlo. ¿Qué es lo mejor que uno tiene? ¿Con qué nos vamos a hacer cargo? Con lo mejor que tenemos. Lo negativo está fuera de lugar. Esto no debe ser un “ir viviendo”; eso es aburrido, es un ir muriendo. Hay que animar, entusiasmar.

Es muy distinto cómo te interesas por el otro, si lo ves en positivo o en negativo. No es lo mismo mirar a la gente con ese interés de posibilidades abiertas, que con otra mirada. Para ello tengo que ver mis cualidades y ponerlas a rendir.

TRABAJO ESCRITO PERSONAL

  1. Elabora un plan concreto de acción en tu medio inmediato (familia, amigos, vecinos…)
  2. Busca ahora aquellas virtudes que favorecerían a tu proyecto y aplícalas. ¿Qué tienes que reforzar? ¿Qué tienes que mantener?


INTERCAMBIO EN GRUPOS



SÍNTESIS. El trabajo con las cualidades nos pone frente a un estilo de vida, positivizando lo mejor de uno y de los otros; apoyándonos en esto podemos poner en marcha un cambio de actitudes o comportamiento. Sería interesante tenerlo en cuenta durante esta semana y observar si hay modificaciones en la relación con las otras personas.


PRÓXIMA REUNIÓN:
Miércoles 27 de noviembre de 20:00 a 21:30 horas
Tema:
Acciones válidas: "El principio de acción y reacción"

C/ Ponferrada, 4 local (Barrio del Pilar) junto a bar Pichy - 28029 Madrid
Metro Peñagrande
Se ruega confirmar asistencia: 615 34 30 29 - 617 722 444