lunes, 14 de octubre de 2013

La desorientación y el guía interno


El pasado 9 de octubre, en el grupo de desarrollo personal, trabajamos una experiencia guiada relacionada con situaciones de desorientación en el momento actual y cómo podemos enfrentarnos a ellas apelando a nuestros "modelos" o guías internos.


El Guía Interno

A veces, uno se encuentra en momentos de soledad y considera sus dudas y proyectos, estableciendo una especie de conversación en voz alta, como si hablara con otro. Pero en general, uno se pregunta y responde en silencio, formulando también deseos y arrepintiéndose de haber hecho mal las cosas.
Hay quienes imaginan a sus padres o a personas queridas y respetadas a las que dirigen sus preguntas, no importando siquiera si esos seres están vivos.
En ocasiones, también pensamos qué hubiera hecho otra cosa persona en nuestro lugar.
A veces, tendemos a seguir lo que consideramos buenos ejemplos, e imitamos actitudes y comportamientos de otros, imaginando a menudo diálogos con ellos.
Todos los casos que hemos mencionado, responden a un mecanismo útil de la imaginación: el mecanismo del guía interno.
Cualquier persona puede advertir guías internos por los que tiene especial preferencia. Es un trabajo muy interesante eso de reconocer el o los guías que sirven de referencia. Pero en esa tarea se debe tratar de encontrar una imagen que cumpla con tres requisitos: 1° sabiduría, 2° bondad y 3° fuerza. Si falta alguno de ellos, nuestra relación con esa imagen no es constructiva.
Si no encontramos una persona real que tenga esos atributos, podemos imaginar alguna que los tenga, aunque haya muerto o no exista. En tal caso, en los momentos de dudas o confusión, poder conectar con el guía interno es una gran ayuda por las respuestas o la compañía que proporciona.
Los particulares modelos a los que podemos llamar «guías» internos, a veces coinciden con personas externas. Esos modelos que quisiste seguir desde pequeño fueron cambiando solamente en la capa más externa de tu diario sentir. Vemos como los niños juegan y hablan con sus imaginarios compañeros y sus guías. También hemos visto a las gentes de distintas edades, conectar con ellos en oraciones hechas con sincera unción.
Los guías más profundos son los más poderosos. Sin embargo, solamente una gran necesidad puede despertarlos de su letargo milenarioUn modelo de ese tipo «posee» tres importantes atributos: fuerza, sabiduría y bondad.
Si quieres saber más de ti mismo observa qué características tienen aquellos hombres o mujeres que admiras. Y repara en que las cualidades que más aprecias de ellos obran en la configuración de tus guías internos. Considera que, aunque tu referencia inicial haya desaparecido con el tiempo, en tu interior quedará una «huella» que seguirá motivándote hacia el paisaje externo.
Importa pues el dirigir la atención a las mejores cualidades de las demás personas porque impulsarás hacia el mundo lo que hayas terminado de configurar en ti.

Preguntas:

  1. ¿Quién es tan admirado por ti que quisieras haber sido él?
  2. ¿Quién te es ejemplar, de tal manera que desees incorporar en ti algunas de sus particulares virtudes?
  3. ¿Alguna vez, en tu pesar o confusión, has apelado al recuerdo de alguien que, existente o no, acudió como reconfortante imagen?


Trabajo de ubicación en el momento actual






PRÓXIMA REUNIÓN:
Miércoles 16 de octubre, de 20:00 a 21:30 horas
Tema:
"La realidad, paisajes y miradas"

C/ Ponferrada, 4 local (Barrio del Pilar) junto a bar Pichy - 28029 Madrid
Metro Peñagrande

Se ruega confirmar asistencia: 615 34 30 29 - 617 722 444