martes, 25 de noviembre de 2014

Construir un aforismo personal



¿Qué son "los aforismos"

La palabra “aforismo” en general significa “definir” en una frase corta un principio, un sentimiento o una verdad. Por ejemplo, “las cosas marchan bien cuando marchan en conjunto”.

¿Por qué vamos a trabajar con los aforismos?


Sabemos que cuando vamos a hacer algo que es importante para nosotros necesitamos tener claridad en los pensamientos e imágenes, tener fe y convicción de que lo que estamos haciendo saldrá bien y realizar las tareas que son necesarias para lograr lo que queremos. Ese "algo" puede ser muy interno; puede ser la búsqueda de un trabajo; puede ser ayudar a otra persona; puede ser un proyecto que involucre a otros, puede ser la construcción general de mi vida. Sea lo que sea, necesitamos el máximo de coherencia entre nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. Los aforismos trabajan precisamente alrededor de estos puntos.

Reflexionar sobre los siguientes aforismos:


(1) Los pensamientos producen y atraen acciones.
(2) Los pensamientos realizados con fe, producen y atraen acciones más fuertes.
(3) Los pensamientos repetidos con fe, producen y atraen el máximo de fuerza en las acciones.


¿Cómo podemos construir un aforismo personal?


Este tema tiene que ver con la definición interna de una imagen o frase con sentido que nos ayuda a ir hacia el futuro con fuerza y resolución.

La clave para descubrir nuestras aspiraciones profundas tiene que ver con la conmoción emocional positiva que se siente cuando tomamos contacto con ellas. La sensación de que se abre el futuro y coinciden pensamiento, sentimiento y acción.

El primer aforismo dice: "Los pensamientos producen y atraen acciones"

Esta frase significa que uno actúa en la vida de acuerdo a lo que siente, a lo que recuerda y a lo que uno imagina.  Por ejemplo, si mis pensamientos son confusos, es muy posible que mis acciones también lo sean.  En cuanto a que los pensamientos “atraen” acciones, es evidente que si se han producido actos de confusión, se creará confusión en mis actividades y, por cierto, actitudes confusas en la gente que está cerca. Como consecuencia de todo esto, volverán sobre mí resultados de este tipo. Si pienso con resentimiento y actúo de ese modo, seguramente crearé resentimiento y atraeré hacia mí esas acciones desde las otras personas. Basta que una persona crea en su "mala suerte" para que sus acciones y las de los demás le terminen produciendo hechos o situaciones desafortunadas.

 

El segundo aforismo dice: “los pensamientos con fe producen y atraen acciones más fuertes”


“Fe” significa convicción, un fuerte sentimiento y certeza que las cosas son como creo que son. No es lo mismo pensar con duda, que con la fuerza de las emociones. Basta ver lo que es capaz de mover un sentimiento tan fuerte como el amor, para comprender lo que se está diciendo.

El tercer aforismo dice: “Los pensamientos repetidos con fe producen grandes fuerzas y atraen el máximo de fuerza en las acciones”


Cuanto más se repite una cosa mas se graba en la memoria, mas fuertes se hacen los hábitos y mas se predispone uno a las acciones futuras en esa dirección.  Si alguien piensa continuamente con fe que está enfermo, terminará enfermando con más probabilidad que si solo lo piensa fugazmente, o sin convicción.  Lo dicho vale para los proyectos que tengo en la vida.  Deben ser pensados con claridad, con fe y deben considerarse repetidamente.  Entonces, mis acciones irán en esa dirección y crearé respuestas de mi medio y de las personas que me rodean en el sentido que me interesa.

Trabajo personal:


  1. Tratar de encontrar ejemplos de la propia vida para el primer y el tercer aforismo.
  2. ¿Que aforismo puedo construir que me ayude para que mi vida coincida con mis aspiraciones?